ximena romero

foto statement

La primera relación que tuve con el arte fue a través de la danza y la música. Ambos universos siguen estando presentes aún cuando el modo en que me relaciono con ellos va cambiando con el tiempo.
Entrené bajo la mirada ecléctica de Norma Raimondi distintos géneros y técnicas de danza y crecí en una apertura constante hacia el teatro, el cine y la literatura.
En los noventa fui invitada a hacer un perfeccionamiento en una escuela oficial de Alemania. Me fui de esa experiencia decepcionada, necesitando encontrar lugares de experimentación que llegaron después de varios años de la mano de la improvisación y el teatro físico.
Mientras tanto formé parte de compañías independientes y estatales de danza y de diferentes proyectos eventuales. Uno de ellos, en el teatro de la ópera de Bonn, me confrontó con un modo de realización en la que dramaturgo, coreógrafo, director, músicos, técnicos, actores y bailarines trabajábamos a la par sobre una obra de teatro clásico, buscando los enclaves entre lo corporal y lo textual, entre lo clásico y lo contemporáneo. Esta experiencia me impulsó a buscar abordajes divergentes a los que me ofrecía la danza contemporánea o la danza teatro hasta entonces. A fines de los noventa en París conocí a Juliette Apiou, una ex bailarina de la ópera de Paris que relacionaba nociones del psicoanálisis a la danza improvisación, incorporando a la composición la noción de accidente y el habla. Estudié con ella durante dos añosy con la finlandesa Riina Koivisto análisis de movimiento según Laban-Bartenieff.
Otra vez en Alemania trabajé en ensambles interdisciplinarios de improvisación e ingresé en la escuela alemana de Danzaterapia donde hice la formación en coordinación de Grupos de Danza Terapéutica.
A principios del 2000 conocí el método de improvisación Action Theater; una práctica de improvisación y teatro físico desarrollado por Ruth  Zaporah en los Estados Unidos. Se basa en la filosofía zen y reúne los lenguajes de movimiento corporal, vocales y hablados, el entrenamiento actoral y de composición, la creación grupal y la poetización de la experiencia del presente. Estudié en forma intensiva con Sten Rudstrom en Colonia y Berlín y volví a Argentina a fines del 2006.

Desde entonces coordino entrenamientos y laboratorios que parten del Action Theater; ponen en cuestión los límites disciplinarios y toman como asunto de investigación los emergentes que se dan al interior de cada grupo. El trabajo hace eje en el cuerpo, potencia la sensibilidad y abre caminos para generar modos propios de procesar información y volverlos experiencias estéticas singulares.
En relación a mi propia práctica como performer y creadora me siento afín al trabajo en colaboración, al cruce de lenguajes, a las producciones de pequeño formato, al enfoque en lo procesual, al cuestionamiento de lo autoral. El cruce entre el cuerpo y la palabra es una zona que investigo en el ámbito de la creación y la docencia desde hace algunos años, apoyada por becas de distintas instituciones. Entre otras, el Fondo Nacional de las Artes y el Instituto Nacional de Teatro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s